Cargando

Te compartimos 10 formas para ser más circular todos los días

1) Reutiliza tantas veces como puedas y replantéate el concepto de desperdicio.

Hay muchas formas creativas de usar productos que podríamos tirar fácilmente, desde botellas hasta embalajes y ropa vieja. Como experimento, busca ideas para reutilizar algo de lo querías deshacerte. ¡Seguro que encuentras la manera de darle una nueva vida!

El consumo colaborativo (por ejemplo, compartir herramientas con tus vecinos) o dar cosas que no quieres (por ejemplo, intercambiar ropa con un amigo) también son vías sencillas para aprovechar más las cosas.

2) Conviértete en un jardinero experto.

Tener un pequeño jardín es una de las formas más fáciles de llevar la economía circular a casa. Puedes usar semillas y bulbos que ya tienes junto con tierra y macetas para comenzar tu huerto. ¡El compostaje también es una manera sencilla de reutilizar tus desperdicios orgánicos y obtener abono para tu jardín!

3) Apuesta por reparar y arreglar.

A menudo descartamos cosas cuando tienen pequeños problemas que podrían solucionarse, como ropa o artículos electrónicos. Aprender a arreglarlos o llevarlos a reparar no solo es una forma estupenda de extender su vida, sino también de evitar comprar artículos nuevos antes de tiempo.

4) Investiga de dónde vienen sus productos.

En una verdadera economía circular, no necesitaríamos producir nuevos productos, sino que continuaríamos reutilizando lo que ya existe.

Investiga de dónde provienen tus productos. Si este proceso es nuevo para ti, puedes comenzar con algo sencillo como ropa, artículos electrónicos y artículos para el hogar como muebles. Familiarízate con su origen, proceso de fabricación y materiales utilizados. Por ejemplo, el 97% de los materiales utilizados en la industria de la moda son nuevos y el 73% de la ropa termina en vertederos o incinerada.

5) Opta por productos basados en una economía circular.

Cuando necesites reemplazar uno de tus productos, intenta apoyar a organizaciones que se basan en modelos de reutilización y una economía circular.

El proceso de diseño afecta al 80% del impacto que un producto tendrá sobre el medio ambiente. Elegir empresas que diseñan productos que minimizan los desperdicios y la contaminación es un gran paso para contribuir a una economía circular.

6) Escoge bien los productos y sus envases.

Muchas de las cosas que compramos vienen en envases que no se pueden reutilizar. De hecho, el 40% del plástico utilizado en Europa se utiliza solamente para envases.

Cuando puedas, opta por productos de múltiples usos en vez de un solo uso. Escogiendo productos reutilizables y duraderos (¡todavía mejor si están hechos con materiales reciclados!) evitas generar residuos. Las opciones biodegradables -siempre que estén probadas- también son una alternativa.

7) Apoya la economía regenerativa.

Uno de los pilares de la economía circular es que regenera los sistemas naturales, un proceso que siempre ha ocurrido en la naturaleza. Siguiendo esta idea, la economía regenerativa mejora la relación entre la economía humana y el medio ambiente. También crea riqueza más allá del dinero, como el capital natural al ayudar a los ecosistemas y la biodiversidad.

Puedes contribuir a la economía regenerativa a través de apoyar a las empresas en muchos sectores que ayudan a la naturaleza y a las comunidades con sus acciones.

8) Aprende cómo se gestiona el agua que consumes.

El agua es esencial para todos nosotros y para muchos sectores de la economía. Sin embargo, no está distribuida de forma equitativa y los recursos hídricos están bajo presión a causa de la actividad humana y el desarrollo económico. Dos tercios de la población mundial viven actualmente en áreas que experimentan escasez de agua durante al menos un mes al año.

Gestionar y reutilizar las aguas residuales de manera eficiente es esencial. Este proceso proporciona importantes beneficios ambientales, mejora la producción agrícola y reduce el consumo de energía y la distribución de agua. ¡Aprende más sobre cómo se gestiona el agua donde vives y apoya medidas para mejorar su gestión!

9) Explora el mundo del diseño y los materiales.

En la etapa de diseño de los productos, se toman decisiones importantes que afectan su proceso de fabricación, su uso y lo que sucede cuando ya no se necesitan.

Si este es un tema que te interesa pero no sabes por dónde empezar, consulta la guía de diseño circular creada por The Ellen MacArthur Foundation e IDEO. Con ella puedes entender el proceso de diseño y los usuarios, y aprender a definir tu reto, idear, diseñar, crear prototipos y lanzar tu idea. ¿Suena bien, verdad?

10) Anima a tu familia y amigos a sumarse a una economía circular.

Comparte con ellos algunas de las cosas que has aprendido sobre economía circular y ayúdales a poner en práctica ideas de esta guía. 

¡Síguenos en Facebook, Instagram y Twitter para más ideas!

 

 

 

Este website usa cookies para asegurar que tengas la mejor experiéncia de navegación.