Cargando

Lograr ser neutrales en emisiones de carbono para 2030 protegiendo los ecosistemas costeros

En Iberostar creemos en desarrollar una estrategia clara y transparente para que nuestra organización y el sector turístico puedan ser neutros en emisiones de carbono y de este modo hacer frente al cambio climático. Las emisiones de gases de efecto invernadero y las concentraciones de dióxido de carbono producidas por las personas están aumentando rápidamente. En Iberostar, vemos de primera mano los impactos del calentamiento global y del aumento de la temperatura de los océanos, así como de los fenómenos meteorológicos extremos que provocan inundaciones y la erosión de las costas. Esta situación plantea numerosos desafíos para los sistemas naturales, las comunidades y las organizaciones.

A nivel mundial, la comunidad científica ha identificado que evitar estos impactos negativos solo es posible con un trabajo global para reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y eliminar grandes reservas de CO2 de la atmósfera para 2050. Con el tiempo, las emisiones de gases de efecto invernadero hacia la atmósfera determinarán la gravedad de los impactos en los sistemas naturales y humanos. Es hora de que el sector privado actúe y asuma la responsabilidad de compensar las emisiones de carbono.

Estamos muy contentos de anunciar cómo planteamos compensar nuestra huella de carbono (como parte de nuestra estrategia para ser neutros en emisiones de carbono para 2030) protegiendo la naturaleza, y especialmente los ecosistemas costeros, en nuestros destinos turísticos.

Los ecosistemas costeros, como los manglares, son uno de los recursos más poderosos que tenemos para compensar las emisiones de dióxido de carbono. Pueden capturar y almacenar grandes cantidades de carbono, hasta 10 veces más que los bosques terrestres. Cada kilómetro cuadrado de bosque de manglar tiene la capacidad de absorber el equivalente a las emisiones de carbono generadas por 66.500 coches conducidos durante un año, lo que equivale a 7.131 barriles de petróleo o 346.574 galones de gasolina consumidos.

Estos datos demuestran que la protección y restauración de los manglares es una solución clave basada en la naturaleza para hacer frente al cambio climático. Por ello, trabajaremos para conservar y restaurar manglares en algunos de los lugares en los que operamos, como México y República Dominicana, con el fin de compensar nuestra huella de carbono.

A través de la protección de estos ecosistemas costeros, compensaremos el 75% de nuestras emisiones de carbono en 2030. Además, los manglares nos ayudarán a:

  • Utilizar el llamado “carbono azul” (el carbono que se almacena en los ecosistemas marinos y costeros) como fuente adicional para procesar el exceso de nutrientes,  principalmente en las propiedades en las que Iberostar tiene instalaciones propias para tratar aguas residuales.
  • Añadir al menos un 25% más de espacios verdes (vegetación) en áreas cercanas a los hoteles de Iberostar para proteger los espacios naturales en los destinos en los que operamos.
  • Generar actividades de divulgación para que los clientes, empleados y socios de Iberostar puedan conocer de primera mano nuestro compromiso con la salud costera a través de Wave of Change.

¡Estad atentos para conocer cómo avanzamos para lograr nuestro objetivo! Podéis conocer nuestra estrategia completa aquí: waveofchange.com/naturebasedbluecarbon

Este website usa cookies para asegurar que tengas la mejor experiéncia de navegación.