Cargando

LAS RAÍCES DE LA NATURALEZA HACIENDO FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO

El cambio climático es una de las mayores crisis que afrontamos a nivel global. Causada en gran parte por las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y concentraciones de dióxido de carbono, la emergencia climática conlleva un profundo impacto sobre nuestro planeta y todos los que vivimos en él. Los efectos del cambio climático y las actividades humanas que generan contaminación, sobrepesca y la degradación de los hábitats han afectado simultáneamente la naturaleza y las personas (1). Entre estas consecuencias se encuentran el empeoramiento de fenómenos naturales como los huracanes y las tormentas, incendios, sequías y la subida del nivel del mar. Asimismo, el cambio climático genera cambios en la temperatura, pH y salinidad en la tierra y los océanos (2), lo que pone en peligro a muchos ecosistemas y todos los beneficios que generan para la sociedad. 

Ante esta situación, es imperativo encontrar e invertir en iniciativas que mitiguen el cambio climático. La naturaleza cuenta con un mecanismo muy eficaz para ello en el que a menudo no pensamos: los ecosistemas marinos y costeros. Estos ecosistemas, como los bosques de manglares, pueden capturar almacenar cantidades importantes de carbono, conocido como “carbono azul” (3). De hecho, pueden hacerlo  con una eficiencia hasta 10 veces mayor que la de los bosques terrestres, gracias a la capacidad de almacenar en los suelos y retardar la descomposición de la materia orgánica, lo que conduce a la acumulación de grandes cantidades de carbono, mitigando las emisiones de gases de efecto invernadero (4,5)

Cada km2 manglar tiene la capacidad de absorber el equivalente a las emisiones de carbono generadas por 66,500 coches de pasajeros conducidos durante un año (6,7,8), equivalentes a 7,131 barriles de petróleo o 346,574 galones de gasolina consumidos (9), lo que supone una gran oportunidad para compensar emisiones de CO2 (10). Se estima que la reserva media de carbono en los manglares es de 956 Mega gramos de carbono por hectárea (Mg C ha-1), almacenado en los sedimentos, las hojas, las ramas, los tallos, así como, en las pronunciadas raíces de los mangles (11,12)

Por este motivo, la protección y restauración de los manglares ha sido identificada como una solución clave basada en la naturaleza para enfrentar el cambio climático. Los manglares cubren aproximadamente el 75% de la línea costera a lo largo de las costas tropicales y subtropicales (13), lo que los convierte en una de las reservas más grandes de carbono para esta región. 

Más allá de almacenar grandes cantidades de carbono, estos ecosistemas marinos y costeros son vitales para las comunidades en las zonas costeras así como comunidades que se encuentran más alejadas de la costa. Los manglares contribuyen a generar recursos alimenticios y productos medicinales, mejoran la calidad del agua y protegen las costas de los daños ocasionados por fenómenos naturales como las tormentas, huracanes y la erosión (14,15). Dichos ecosistemas ofrecen también ingresos para millones de personas que viven a lo largo de la línea de costa a través de la pesca y el turismo, por el valor cultural y la gran belleza natural que tienen.

Apostar por la protección y la gestión de estos ecosistemas es un paso firme que debemos dar para frenar el cambio climático y los efectos devastadores que tiene a nivel mundial. Un paso que también cuidará de la salud de las costas, ayudará a todos los que dependemos de ellas y nos permitirá seguir disfrutando de su belleza natural a través del turismo. 

Resources:
  1. Arias-González, J.E., Rivera-Sosa, A., Zaldívar-Rae, J., Alva-Basurto, C., Cortés- Useche, C., 2016. The animal forest and its socio-ecological connections to land and coastal ecosystems. In: Rossi, S., Bramanti, L., Gori, A., Orejas, C. (Eds.), Marine Animal Forests. Springer, Switzerland, http://dx.doi.org/10. 1007/978- 3- 319- 17001- 5_33- 1. 
  2. Gattuso, J.-P., A.K. Magnan, L. Bopp, W.W.L. Cheung, C.M. Duarte, J. Hinkel, E. Mcleod, et al. 2018. “Ocean Solutions to Address Climate Change and Its Effects on Marine Ecosystems.” Front. Mar. Sci. 5: 337. doi.10.3389/fmars.2018.00337.
  3. Howard, J., hoyt, S., Isensee, K., Telszewski, M., Pidgeon, E. (eds.) (2014). Coastal blue Carbon: Methods for assessing carbon stocks and emissions factors in mangroves, tidal salt marshes, and seagrasses. Conservation International, Intergovernmental Oceanographic Commission of UNESCO, International Union for Conservation of Nature. Arlington, Virginia, USA. 
  4. Sumaila, U.R., T.C. Tai, V. Lam, W. Cheung, M. Bailey, A.M. Cisneros- Montemayor, O.L. Chen, et al. 2019. “Benefits of the Paris Agreement to Ocean Life, Economies, and People.” Science Advances 5 (2). eaau3855. doi:10.1126/sciadv.aau3855.
  5. IPCC. 2018. Global Warming of 1.5°C: An IPCC Special Report on the Impacts of Global Warming of 1.5°C above Pre-Industrial Levels and Related Global GHG Emission Pathways, in the Context of Strengthening the Global Response to the Threat of Climate Change, edited by J. B. R. Matthews. Geneva: World Meteorological Organization.
  6. Fatoyinbo T, Feliciano E., Lagomasiano D, Lee S K, Trettin C (2017) Estimating Mangrove Aboveground Biomass from Airborne Lidar Data: A Case Study from the Zambezi River Delta
  7. Donato D, Kauffman J B, Murdiyarso D, Kurnianto S, Stidham M, Kanninen M (2011) Mangroves among the most carbon-rich forests in the tropics. Nature Geoscience NGEO1123
  8. Komiyama A, Ong J E, Poungparn S (2008) Allometry, biomass, and productivity of mangroveforests: A review. Aquatic Botany 89.
  9. EPA (2019). Inventory of U.S. Greenhouse Gas Emissions and Sinks: 1990-2017. Chapter 3 (Energy), Tables 3-13, 3-14, and 3-15. Environmental Protection Agency, Washington, D.C. EPA #430-R-19-001 (PDF)
  10. Hoegh-Guldberg. O., et al. 2019. ‘‘The Ocean as a Solution to Climate Change: Five Opportunities for Action.’’ Report. Washington, DC: World Resources Institute. Available online at http://www.oceanpanel.org/climate
  11. Alongi, D. 2014. Carbon cycling and storage in mangrove forests. Annual Review of Marine Science 6:195-219.
  12. Paz-Pellat, F., J. M. Hernández-Ayón, R. Sosa-Ávalos y A. S. Velázquez-Rodríguez. (Editores). 2019. Estado del Ciclo del Carbono: Agenda Azul y Verde. Programa Mexicano del Carbono. Texcoco, Estado de México, México. ISBN: 978-607-96490-7-4. 716 p.
  13. Spalding, M. 1997. The global distribution and status of mangrove ecosystems. Int. Newslett. Coast. Manage 1:20 -21.
  14. MEA. 2005. Millenium ecosystem assessment: Ecosystems and human well‐ being synthesis. Washington, DC: Millenium Ecosystem Assessment.
  15. Hutchison, J; Spalding, M, and zu Ermgassen, P (2014) The Role of Mangroves in Fisheries Enhancement. The Nature Conservancy and Wetlands International. 54 pp.

 

 

 

Este website usa cookies para asegurar que tengas la mejor experiéncia de navegación.