Cargando

EL SECRETO NO ES EL CÓMO, ES EL QUIÉN

Por: Soraya Romero, Director Oficina de Sostenibilidad EMEA

Cuando echo la vista atrás me cuesta creer todo lo conseguido en cuanto a la eliminación de plásticos de un solo uso.

Todavía recuerdo perfectamente aquella reunión en la que las Vicepresidentas de la compañía anunciaban al equipo, escribiendo los objetivos sobre una pizarra blanca, que el primer gran reto que debíamos afrontar era la eliminación de plásticos de un solo uso en las habitaciones de nuestros 36 hoteles en España en un plazo máximo de 5 meses.

En aquel momento estoy segura de que a todos los allí presentes nos parecía casi un imposible, pero no había tiempo que perder pensando en que no se podría.

Pasados esos 5 meses lo habíamos conseguido, podíamos anunciar públicamente que ya era una realidad. Nos convertimos en aquel momento en la primera cadena hotelera de España  con habitaciones libres de plástico de un sólo uso. Pero sabíamos que no podíamos parar ahí, que aquello había sido sólo un primer gran paso.

Después de esto el reto se amplió al resto de habitaciones de los 120 hoteles de la compañía en 19 países, y al resto de las áreas de los establecimientos en España. Esto significaba eliminar los plásticos de un solo uso de bares, cocinas, restaurantes…

Debíamos buscar alternativas a las porciones individuales de mantequillas en tarrinas de plástico, a las cremas de café, a los yogures, teníamos que innovar.

Este mes, y después de haber cerrado el ejercicio 2019, me siento muy orgullosa de poder decir que Iberostar ya es una cadena hotelera libre de plásticos de un solo uso en las habitaciones de todos sus hoteles a nivel internacional. También me siento muy orgullosa de los grandes avances conseguidos ampliando este compromiso a todas las zonas de los hoteles en España, respetando las limitaciones legales, pero garantizando en todo momento la salud, la seguridad y la calidad de la experiencia de nuestros clientes. Viendo estos resultados y la gran implicación de todos por alcanzarlos, estoy convencida de que a finales de 2020 esta total eliminación de los plásticos de un solo uso en todas las zonas del hotel será una realidad en nuestras operaciones a nivel global.

Hoy quiero compartir el “CÓMO” porque lo merece, porque el “CÓMO” es realmente el “QUIÉN”. El secreto son todas esas personas que lo hicieron posible con su trabajo, tanto dentro como fuera de la propia compañía. Por un lado todos los departamento internos implicados, ya que ha sido un trabajo completamente transversal, desde cada persona del departamento de camareras de pisos hasta la alta dirección de la compañía. Pero quiero hacer una mención especial a nuestro departamento de compras, quienes no se rendían hasta encontrar las mejores soluciones, quienes aprendieron muchas cosas sobre la marcha (“learning by doing”) y definieron una rigurosa metodología. 

Para empezar hicieron un exhaustivo análisis de todos los productos de un solo uso para detectar si contenían plásticos en su composición, si estaban envueltos en plástico o si eran productos íntegramente de plástico, después segmentaron por zonas del hotel en las que podía encontrarse cada uno de ellos y entender mejor cuáles eran sus usos, pesaron los productos y sus envases uno por uno (porque esa información no aparecía siempre en las fichas técnicas) y sometieron a pruebas reales los productos de materiales más innovadores o menos conocidos. Además incluían en su análisis la revisión de las certificaciones de los productos y exigían certificaciones reconocidas internacionalmente, e incluso tuvieron que adaptar el sistema interno de compras globales a todos estos nuevos requisitos y variables. Sin duda, ellos fueron el motor interno que nos permitió recorrer este camino sin apenas repostar.

Pero ellos no podían haber hecho esto solos, la otra parte importante del “CÓMO” fueron nuestros proveedores. A la mayoría de ellos les sorprendían nuestros exigentes requisitos, pero al mismo tiempo se mostraban ilusionados por ser parte de este cambio tan disruptivo con respecto a lo que estaban acostumbrados. Compartían con nosotros que era un cambio necesario necesario. Estaban deseosos de colaborar y alinearse con nosotros, estaban dispuestos a reinventarse. Invirtieron en I+D+i para aplicar los cambios necesarios en sus cadenas de producción y logística para acompañarnos en este viaje.

Durante todo este tiempo han trabajado sin cesar en la mejora continua de las alternativas, en algunos casos ha habido hasta cuatro o cinco variaciones de mejora sobre los productos iniciales que nos ofrecieron. Otros reinventaron sus packagings porque para nosotros lo importante no era solo lo que el cliente veía, también era importante cómo recibimos el producto. Hay proveedores que incluso crearon productos ad hoc para nosotros cuando no existía el producto en el mercado.

Al principio todos tuvimos que adaptarnos a los cambios, reinventarnos, y en algunos casos todos tuvimos que tomar decisiones difíciles. Pero a día de hoy esto ha mejorado todavía más  la relación con muchos de estos proveedores, y es muy gratificante saber que todos esos avances también los están ofreciendo a otras compañías, porque al final todos estos esfuerzos repercuten más allá. También nos enorgullece que estos mismos proveedores, los que tuvieron que incorporar nuevos productos porque nosotros lo solicitamos, quienes ahora nos ofrecen nuevas alternativas y soluciones.

Por todo esto quisiera, queremos decir GRACIAS a quienes han hecho este viaje posible. Entre todos hemos sido capaces de demostrar que es posible todo aquello que uno se propone, pero que es mucho más sencillo si el camino se recorre en compañía de los partners adecuados.

 

 

 

Este website usa cookies para asegurar que tengas la mejor experiéncia de navegación.